jueves, 12 de septiembre de 2013

VIENTOS DE REBELIÓN SOPLAN EN MÉXICO…


Por: Mauricio Freyssinier
A unos cuantos días de celebrar el 203 aniversario de la Independencia de México y a poco más de un mes del 103 aniversario de la Revolución Mexicana, vientos de rebelión se dejan sentir a lo largo y ancho del territorio nacional. La radicalización del movimiento magisterial debido a la promulgación de las leyes secundarias en materia de la Reforma Educativa; las protestas airadas del sector pequeño burgués clase mediero por la imposición del IVA a la educación privada; el reclamo de la burguesía y la oligarquía por el aumento al ISR al 32% y el llamado a la defensa del petróleo son algunas de las causas que el gobierno neoliberal de Carlos Salinas de Gortari ¡perdón! Quise decir Enrique Peña Nieto, han provocado que en nuestra dolorida y aquejada patria, se respiren esos aires de rebelión popular.

Pero estas son solo las formas y no el fondo de lo que sucede en nuestro país, las razones de este hartazgo, de este deseo de libertad, de democracia, de soberanía son más profundas y obedecen sin duda al propio desarrollo del capitalismo y su voracidad. Desde hace muchos años nuestro país vive sumido en una crisis económica de la cual no hemos podido salir, a pesar de los informes triunfalistas del gobierno, la realidad es otra y se refleja en los bolsillos de los trabajadores que han visto como su poder adquisitivo cada día se ve más afectado, mientras que la concentración y centralización del dinero crece en manos de unos cuantos oligarcas mexicanos.

Desde el gobierno de Zedillo, Fox y Calderón el crecimiento económico no ha sobrepasado el 3% y en la mayoría de los años comprendidos en ese periodo la economía nacional ha decrecido, como consecuencia de ello se incrementó el desempleo, la pobreza, la violencia e inseguridad, la carestía de productos básicos en donde los aumentos han sido hasta de más del 1000%, mientras por otra parte, vemos como un cierto grupo de privilegiados se suma a las listas de los hombres más ricos que publica la revista Forbes.

Las reformas presentadas por el señor Peña Nieto son solo uno de los muchos detonantes que se empiezan a dar en forma de rebelión por todos los rincones del país, y estas protestas aún desarticuladas y aisladas unas de otras, algunas hasta de manera desorganizada se comienzan a radicalizar, toman forma, se nutren unas de otras amalgamando una rebelión que se puede convertir en insurgencia y en revolución.

Se ve en los movimientos más organizados –SME, CNTE, PC, MORENA- una incipiente construcción de Poder Popular, una participación activa en la construcción de democracia directa y participativa, también se observan formas (aunque aún primitivas a excepción de la Policía Comunitaria) de autodefensa y por supuesto una gran autogestión importante para el sostenimiento de sus movimientos, todo ello se conjuga para hacer que esos vientos de rebelión que ahora empiezan a soplar en México, se intensifiquen, se vuelvan vientos sostenidos y quizá, solo quizá se conviertan en un huracán implacable que derrumbe las estructuras ya podridas del sistema.

Pero serán los ciudadanos, que con consciencia, con organización formen esa masa actuante, insurgente y revolucionaria los que conformen esa vanguardia necesaria para conducir un movimiento capaz de transformar al país. Será el pueblo y solo este el que cansado ya de la miseria y la opresión se levante y diga ¡BASTA!

Lo acontecido ayer en el enfrentamiento entre granaderos y profesores de la CNTE es la muestra de que a un pueblo harto de abusos no se le puede detener con escudos y toletes, nuevamente se dejó entrever la intolerancia y los oídos sordos de un gobierno que solo defiende los intereses de los capitales extranjeros, pero también mostro que ante la sinrazón y ante el abuso existe la organización, la rebeldía y la lucha diaria que como ejemplo a seguir han dado los maestros en la defensa de lo que para ellos es justo. Una vez más después de 200 años de la gesta de Independencia y a poco más de 100 de la Revolución el despertar del pueblo de México se empieza a sentir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario